dissabte, 28 de juny de 2014

VESPRE DE CINE...

   Los antiguos griegos eran maestros del engaño. Aunque la base del Partenón parece recta a simple vista, de hecho está totalmente torcida...


dimecres, 25 de juny de 2014

IN MEMORIAM


  Los relojes

Me avergüenza confesar que hasta hace muy poco no he comprendido el reloj. No me refiero a su engranaje interior -ni la radio, ni el teléfono, ni los discos de gramófono los comprendo aún: para mí son magia pura por más que me los expliquen innumerables veces-, sino a la cifra resultante de la posición de sus agujas. Éstas han sido para mí uno de los mayores y más fascinantes misterios, y aún me atrevo a decir que lo son en muchas ocasiones. Si me preguntan de improviso qué hora es y debo mirar un reloj rápidamente, creo que en muy contadas ocasiones responderé con acierto. Sin embargo, si algo deseo de verdad, es tener un reloj. Nunca en mi vida lo he tenido. De niña, nunca lo pedí, porque siempre lo consideré algo fuera de mi alcance, más allá de mi comprensión y de mi ciencia. Me gustaban, eso sí. Recuerdo un reloj alto, de carillón, que daba las horas lentamente, precedidas de una tonada popular: 
 
Ya se van los pastores a la Extremadura.
Ya se queda la sierra triste y oscura...

También me gustaba un reloj de sol, pintado en la fachada de una iglesia, en el campo. Este reloj me parecía algo tan cabalístico y extraño que, a veces, tumbada bajo los chopos, junto al río, pasaba horas mirando cómo la sombra de la barrita de hierro indicaba el paso del tiempo. Esto me angustiaba y me hundía, a la vez, en una infinita pereza. Cómo me inquieta y me atrae el tictac sonando en la oscuridad y el silencio, si me despierto a medianoche. Es algo misterioso y enervante. Durante la enfermedad, si es larga y debemos permanecer acostados, la compañía del reloj es una de las cosas imprescindibles y a un tiempo aborrecidas. Me gustan los relojes, me fascinan, pero creo que los odio. A veces, la sombra de los muebles contra la pared se convierte en un reloj enorme, que nos indica el paso inevitable. Y acaso, nosotros mismos, ¿no somos un gran reloj implacable, venciendo nuestro tiempo cantado?

Deseo tener un reloj. Muchas veces he pensado que me es necesario. No sé si llegaré a comprármelo algún día. ¿Lo necesito de verdad? ¿Lo entenderé acaso?

Ana María Matute


"Escric en castellà perquè la meva mare ens parlava en castellà i la mare sempre influeix més en l'educació. Després va venir la guerra civil i després de la guerra en el col·legi estava prohibit parlar català. Parlo català, malament, però el parlo encara que no puc escriure'l. No sé si em sento molt catalana, el que sé és que em sento bé a Catalunya. Em sento com a casa."

dimarts, 24 de juny de 2014

EL PONT DE PEDRA...


Girona 24.06.2014

Hi ha un abisme entre donar i rebre;
i l’abisme més petit és l’últim sobre el
què es construeix un pont. 
F. Nietzsche


diumenge, 22 de juny de 2014

ARTE POÉTICA

L'Onyar 22.06.2014

Mirar el río hecho de tiempo y agua
Y recordar que el tiempo es otro río,
Saber que nos perdemos como el río
Y que los rostros pasan como el agua.

Sentir que la vigilia es otro sueño
Que sueña no soñar y que la muerte
Que teme nuestra carne es esa muerte
De cada noche, que se llama sueño.

Ver en el día o en el año un símbolo
De los días del hombre y de sus años,
Convertir el ultraje de los años
En una música, un rumor y un símbolo,

Ver en la muerte el sueño, en el ocaso
Un triste oro, tal es la poesía
Que es inmortal y pobre. La poesía
Vuelve como la aurora y el ocaso.

A veces en las tardes una cara
Nos mira desde el fondo de un espejo;
El arte debe ser como ese espejo
Que nos revela nuestra propia cara.

Cuentan que Ulises, harto de prodigios,
Lloró de amor al divisar su Itaca
Verde y humilde. El arte es esa Itaca
De verde eternidad, no de prodigios.

También es como el río interminable
Que pasa y queda y es cristal de un mismo
Heráclito inconstante, que es el mismo
Y es otro, como el río interminable.

Jorge Luis Borges


dissabte, 21 de juny de 2014

divendres, 20 de juny de 2014

EL DEL PEZ

Mercat de Girona (20.06.2014)

Esto era un pez
sin color y sin hiel.
Esto era un pez
sin orejas ni piel
-como una rosa
con espinas y sed-.
Era un pez ancho
que nació anteayer
y no tenía agua
donde poder
vivir lo que le dieron 
de vida y de ser.
¡Ay que esto era
un tímido pez!
Rojo, muy rojo,
como un cascabel.
Tenía, tenía
nombre de mujer,
agallas de hombre,
mirada de Abel,
escamas de ave,
pico de Luzbel;
aún lo resiste
y aún vive él
cosido al pulmón
debajo el jersey.
¡Ay los coletazos
del tímido pez!
Ojitos de lince,
alma de papel.
¡Es mi corazón
sin hiel!
¡El pez!

Gloria Fuertes



dijous, 19 de juny de 2014

MEDITERRANI...


 Maó-Barcelona 19.06.2014


 Un vent lentíssim
converteix el silenci 
en melodia

Miquel Martí i Pol

dimecres, 18 de juny de 2014

IN MEMORIAM



Las palabras son nuevas: nacen cuando
Al aire las lanzamos en cristales
De suaves o duras resonancias.

Iguales a los dioses, inventando
En la soledad del mundo estas señales
Como puentes que ciñen las distancias.

José Saramago

diumenge, 15 de juny de 2014

PASSEIG AL CAPVESPRE...


 Cala'n Bosch 15.06.2014

 Els llocs, els rostres
potser són un miratge
que encara em sobta


Miquel Martí i Pol

 

dijous, 5 de juny de 2014

MIRATGE


Com un miratge
l'ombra dels anys tan pròdigs
en meravelles.

Miquel Martí i Pol