dimecres, 28 de desembre de 2011

QUADERN


"Michelangelo pose
e una libreta, un simple cuaderno que él mismo ha confeccionado: hojas plegadas en dos, unidas por un cordel, y unas cubiertas de cartón más grueso. No se trata de un cuaderno de dibujo, ahí no dibuja; tampoco anota los versos que le vienen de tanto en tanto ni los borradores de sus cartas ni, menos todavía, sus impresiones del día o sobre el tiempo que hace.
En ese cu
aderno manchado registra tesoros.
Interminables acumulaciones de objetos diversos, cuentas, gastos, suministros; materiales, menús, palabras, solo eso.

Su cuaderno es su baúl.

El nombre de las cosas les da vida.

11 de mayo, vela latina, gavia, amantillo, driza, despliegue.

12 de mayo, varenga, cabrestante, cabo, cortada, calinga.

13 de mayo de 1506, estopa, yesca, mecha, chisquero, cera, aceite.
14 de mayo, diez hojas pequeñas de papel grueso y cinco grandes, tres hermosas plumas, un tintero, un frasco de tinta negra, un frasco de roja, minas de plomo, portaminas, tres sanguinas. Dos ducados a Maringhi, avaro, ladrón, cicatero. Por suerte, la miga del pan y el carbón son gratuitos.
Los tres primeros días, Miguel Ángel espera. Sale poco, principalmente por la mañana, sin atreverse a alejarse de los almacenes del florentino que lo aloja [...] Miguel Ángel no habla con nadie. La mayoría de las veces, el artista come en su habitación.
Dibuja.
Miguel Ángel no dibuja puentes.
Dibuja caballos, hombres y astrágalos."
(fragment pàg. 23-25)



divendres, 23 de desembre de 2011


"Ahora es lunes. El cielo está cargado de nubes grises y negras, pero no llueve. Casi no pude dormir anoche y ahora mientras camino a clase voy bostezando diez veces por minuto. A primera hora tenemos historia y a la segunda filosofía. De modo que podré dormir derrumbado sobre el pupitre [...] A la hora de filosofía entramos a clases sin formarnos en el pasillo. Un par de compañeros me golpean en el hombro y me enrollo la bufanda azul en el cuello. Hace un frío de lobos. Para evitar conversar con mi compañero de banco, saco mi estuche y comienzo a afilar un lápiz con el sacapuntas metálico.
Entonces entra el profesor de filosofía. No es el señor Santos. Se trata de un hombre joven de cejas tupidas y nariz respingada que lleva anteojos redondos como los de John Lennon y un blazer azul lustroso. Es muy delgado y casi para demostrar que tiene sin embargo fuerza deja caer con un golpe el libro de clases sobre el pupitre. Luego lo abre, carraspea y comienza a pasar lista [...] Toma un pedazo de tiza y dice:
-Me llamo Javier Valdivieso. He visto las anotaciones del profesor Santos y sé que ya pasaron los presocráticos y Platón. De modo que hoy comenzaremos con Aristóteles. La ética de Aristóteles. Anoten: "Ninguna de las virtudes éticas se produce en nosotros por naturaleza ya que ninguna cosa natural se modifica por costumbre. Por ejemplo, la piedra que por naturaleza cae hacia abajo si la soltamos. Y no se podría acostumbrar a la piedra a moverse hacia arriba: aun tirándola diez mil veces a lo alto, las diez mil veces terminaría cayendo hacia abajo. En cambio. las virtudes no se producen ni por naturaleza, ni contra la naturaleza, sino porque el hombre tiene una aptitud natural para recibirlas y perfeccionarlas mediante la costumbre. Así, practicando la justicia nos hacemos justos, y nuestra actuación en los peligros y la costumbre de sentir coraje o tener miedo es lo que nos hace a unos cobardes y a otros valientes."
El miércoles haremos una prueba sobre Platón y el Mito de la Caverna -dice." (fragment pàg. 41-43)

dissabte, 17 de desembre de 2011

UN SOMNI FET CINEMA!


Els records dificilment ens mostren la realitat, son més aviat un somni arrelat al fons de l'ànima.

I què millor que una pel·lícula
per explicar un somni?


Lluís Llurba Gallisà


Ciutadella, 16 de desembre 2011


dijous, 15 de desembre de 2011

dimecres, 14 de desembre de 2011


"Reconcebimos la ciudad como una colección de espacios unitarios que la gente ocupa en un orden de sucesión establecido. Los bancos de los parques, las mesas de los cafés, los asientos del balancín de las norias de los parques de atracciones. El placer no es diversión, sino una urgente forma de existencia, un orden social que percibimos como temporal [...] No hay lugar en el que la gente no se encuentre absorta en conversación. Sentados bajo los árboles, bajo los toldos a rayas de las plazas, se inclinan sobre su comida y su bebida y dejan oír sus voces, oscuramente enmarañadas entre lamentos orientales que fluyen de las radios de los sótanos y las cocinas. La conversación es la vida; el lenguaje, el ser más profundo. Vemos cómo se repiten sus modelos, cómo los gestos arrastran las palabras. Percibimos la imagen y el sonido de los seres humanos que se comunican. Se trata del habla como definición de sí misma. El habla. Las voces que surgen de los portales y las ventanas abiertas, las voces de los balcones de estuco, el chófer que separa ambas manos del volante para gesticular mientras conversa. Toda conversación es una narración compartida, algo que se ve impulsado hacia delante, algo tan denso que no deja lugar para lo tácito, para lo estéril. El habla es incondicional, y sus participantes se sumergen en ella por completo. Es ésta una forma de hablar cuya propia franqueza y ardor producen un gozo tan puro que comenzamos a sentir que esa gente habla del propio lenguaje. ¿Qué placer no hallamos en el saludo más simple?" (fragment pàg. 76-77)


dimarts, 13 de desembre de 2011

ENLAIRE...


El que en die
m principi és
tot sovint el final.
I arribar
al final és començar.

La fi és d'on partim.


T.S. Eliot

dilluns, 12 de desembre de 2011

CAU DE LLUNES


Company, mosseguem la vida!

Que l'amor ens ragi els llavis:
Farem un pacte de sang
quan la lluna plena s'ablami!

Farem un pacte de sang,
una conjura de ràbia
que ens faci estalvis del seny
que ens té la soga filada!

Company, mosseguem la vida
sota la lluna granada.


Maria-Mercè Marçal

(pàg. 42 de Contraban de llum)

dissabte, 10 de desembre de 2011

divendres, 9 de desembre de 2011


"L'endemà al matí -una boira esblanqueïda penja encara damunt les cases i els porticons són tancats per protegir l'honrat somni dels ciutadans- el nostre esquadró es dirigeix com tots els matins al camp de maniobres. Al pas gansoner avança per l'incòmede empedrat; encara força somnolents, entumits i emmurriats, els meus ulans trontollen damunt de les selles. Aviat hem recorregut els quatre o cinc carrers, un cop a l'ampla de la carretera passem a un trot lleuger i trenquem a la dreta, cap els prats oberts. Dono l'ordre de "al galop" i els cavalls es posen a córrer esbufegant a l'uníson. Animals intel·ligents, coneixen ja l'extens camp de terra tova, no cal esperonar-los, se'ls pot deixar les regnes soltes, perquè, així que noten la pressió de les cames, es llencen al galop amb totes les seves forces. També els cavalls senten el plaer i l'excitació del esbargiment.
Jo vaig al davant. M'apassiona cavalcar. Sento des dels malucs com la sang corre per tot el cos distès, vibrant i serpentejant com una escalfor vital, mentre la brisa fresca m'acarona xiulant el front i les galtes. Magnífic aire del matí: encara s'hi assaboreix la rosada de la nit, l'hàlit de la terra amollida, la flaire dels camps en flor, i al mateix temps el vapor càlid i
sensual dels badius del cavall banya el genet. Sempre de nou m'entusiasma aquet primer galop matutí que sacseja tan agradablement el cos entumit i somnolent i dissipa la sopor com una espessa boira; sense voler, la sensació de lleugeressa que em porta em dilata el pit, i amb els llavis oberts m'amaro de l'aire que brunzeix al meu voltant. "Al galop! Al galop!" [...] Aquest grup d'homes i cavalls galopant és com un sol cos de centaure, endut per una sola embranzinada. Endavant, endavant, al galop, al galop, al galop! Ah, cavalcar així fins a la fi del món!" (fragment pàg. 51-52)

dimecres, 7 de desembre de 2011

PENSO, DIC, FAIG...


Penso
que rés no és en va;
que res d'allò que dic
ni d'allò que faig
no es perd,
si en el joc hi arrisco
tot el que tinc,
sense temor de perdre.

Dic
ben poca cosa.
Que ja ha arribat el temps d'alçar-nos
i sortir a ple carrer
i acollir tota
la gent com a germans.

Faig
tot el que puc per adaptar-me al ritme
de tots el que conec,
un per un i amb esforç,
perquè la meva veu els sigui
com un indret comú,
com una taula.

Miquel Martí i Pol

dimarts, 6 de desembre de 2011

dilluns, 5 de desembre de 2011

INSTANT... 12:12





Un ha
ikú és
açò que està passant
ara i aquí.

Un tros de vida
escrit, instant fet art...
Tot en tres versos.


Ponç Pons


(pàg. 187 de
Dillatari)

diumenge, 4 de desembre de 2011


"En mi papel de crítico veterano sigo leyendo y dando clases porque no es un pecado que un hombre trabaje en su vocación. Mi héroe de la crítica, Samuel Johnson, afirmó que solo un asno escribiría por cualquier cosa que no fuera el dinero, pero esa es solo una motivación secundaria. Yo sigo escribiendo con la esperanza stevensiana de que la voz que es grande dentro de nosostros se levante para responder a la voz de Walt Whitman o a los cientos de voces que inventó Shakespeare. A mis alumnos y a los lectores que nunca conoceré sigo insistiéndoles en que cultiven la sublimidad: que se enfrenten solo a los escritores que son capaces de darte la sensación de que siempre hay algo más a punto de aparecer.
El tratado de Longino nos dice
que la literatura sublime transporta y engrandece a sus lectores. Al leer a un poeta sublime, como por ejemplo Píndaro o Safo, experimentamos algo parecido a la autoría: "Llegamos a creer que hemos creado aquello que solo hemos oído". Freud identificaba este aspecto de lo sublime en lo misterioso, que regresa de la huida de la represión como "algo familiar y arraigado desde mucho tiempo atrás en la mente" [...] Burke explica que la grandeza del objeto sublime provoca placer y terror: "El infinito tiene tendencia a llenar la mente con esa especie de delicioso horror, que es el efecto más genuino y la prueba más fidedigna de lo sublime." (fragment pàg. 35-36)

dissabte, 3 de desembre de 2011

ISLA


Sólo tengo la calle.

El asfalto. Los escaparates.
Espero en las esquinas
a nadie.

Sólo tengo los árboles.
Las nubes. Los estanques.
Paseo en los jardines
con nadie.

Sólo me queda el aire.
Los mapas. Las ciudades.
Escribo. Escribo cartas
a nadie.


José Luis Sampedro

(pàg. 88-89 de Escribir es vivir)

divendres, 2 de desembre de 2011

PAÍS PETIT


El dia en què quan a un infant se li pregunti
"Què vols ser de gran?" contesti
"Vull ser una bona persona",
segurament la societat que somiem estarà molt més a la vora


Lluís Llach




dilluns, 28 de novembre de 2011

AGNES


"Me marché cinco días a Nueva York para conseguir algunos libros que no había podido localizar en Chicago. Desde que conocía a Agnes trabajaba con renovada intensidad. El solo hecho de saber que estaba ahí, que me encontraba con ella, me impulsaba a avanzar. A pesar de escribir sobre vagones de lujo, había reservado un asiento de seguna clase para ahorrar. El tren nocturno iba casi lleno, por lo que me alegró que el puesto contiguo al mío hubiera quedado libre [...] El domingo por la mañana regresé de Nueva York. Había tomado nuevamente el tren de noche y telefoneé a Agnes desde la misma estación [...] Mientras ella trajinaba en la cocina eché un vistazo a la sala. Se apreciaba que Agnes había procurado crear un ambiente acogedor... En la repisa de una vieja chimenea tapiada había fotos de familia y un retrato de Agnes con toga, tomado sin duda durante la ceremonia de graduación en su universidad. Me acerqué a la ventana, entreabierta. Era mediodía. Fuera lloviznaba levemente. La calle estaba desierta. Me di la vuelta. Por todas partes había tiestos con plantas, no obstante la sala parecía deshabitada, como si hiciera años que nadie la pisaba. Sólo en ese momento noté que Agnes apenas tenía libros. Excepto una serie de obras de especialidad y manuales de ordenador, pulcramente alineados en un estante de poca altura, no vi más que la Norton Anthology of Poetry. En las paredes colgaban grabados..." (fragment pàg. 32-36)

diumenge, 27 de novembre de 2011


Se empieza a escribir porque se tiene un secreto que sólo la página en blanco escucha
sin juzgar, sin censurar,
sin rechazar


Juan José Millás

dissabte, 26 de novembre de 2011

divendres, 25 de novembre de 2011

DEL COLOR DE L'ESPERANÇA



No escanyis la petita que viu, rebel, en mi
que m'incita al candor, a encendre la mirada,
a estrenar boscos on els llops fan nit
i a creure en el poder de les paraules:
insecte estrany que fins i tot clavat
a la seva minúscula ranera
impenitent arbora
el repte del seu vol.

(pàg. 145)


Maria-Mercè Marçal



dimecres, 23 de novembre de 2011

BOLI vs LLAPIS


"Tomo notas, indistintamente, con un bolígrafo o con un lápiz colocados junto al ordenador, sobre un cuaderno escolar, de rayas. Al lápiz hay que sacarle punta de vez en cuando, lo que constituye una actividad artesanal que sirve también para la reflexión. Pero la diferencia más notable entre él y el bolígrafo es su modo de perecer. El bolígrafo no cambia de apariencia ni siquiera cuando se encuentra en las últimas. Y deja un cadáver tan curioso que nadie diría que está muerto si no fuera porque no pinta nada ya, aunque resucite a veces de improviso y trace un par de líneas, incluso un párrafo, antes de volver a expirar. La gente se resiste a desprenderse de los bolígrafos vacíos porque continúan como nuevos. Sólo se consumen por dentro, en fin, y siempre se acaban a traición, como el butano. El lápiz, en cambio, agoniza por dentro y por fuera a la vez, y deja un cadáver mínimo, un detrito del que uno se deshace sin ningún sentimiento de culpa. Punto y aparte.
La naturaleza presenta casos semejantes al del bolígrafo. Ahí está el caracol, que envejece sin una sola arruga exterior, sin un fruncido. Y no hay que sacarle punta cada poco: él mismo, mientras vive, asoma los cuernos al sol, caracol quiscol, y una vez muerto, si te encuentras la concha en un tiesto o en el agujero de un árbol, la guardas en el bolsillo y al llegar a casa la
colocas junto a los bolígrafos difuntos. Tenemos una pasión curiosa por la cáscara, de ahí la afición a las cajas, sobre todo a las cajas fuertes. Hay personas que coleccionan pastilleros vacíos, que viene a ser lo mismo que guardar bolígrafos sin tinta, con los que sólo se pueden escribir poemas inexistentes, que muchas veces son los mejores.
Pese a todo, tal vez sea más digna la actitud existencial del lápiz que la del bolígrafo, la de la babosa que la del caracol, aunque no dejen cáscara para los arqueólogos. Conviene sac
arse punta cada mañana, pese al espanto de ver cómo se agota uno. Lo complicado de sacarse punta es saber cuánto te tienes que afilar para escribir lo suficientemente claro sin romperte antes de que hayas acabado la novela o la vida. Pero eso constituye un ejercicio de conciencia y quizá de consciencia, bastante saludable. Ánimo." (Opciones existenciales pàg. 57-58)

dimarts, 22 de novembre de 2011

LECTURES...


Las obras literarias nos invitan a la libertad de
interpretación, ya que nos ofrecen diversos
caminos y nos ponen de cara a la
ambigüedad de la vida



dilluns, 21 de novembre de 2011


"¿Qué es lo que hay en estos armarios? Ropa que nadie se decidió a tirar, que nadie quiso. Ropa extraña guardada en bolsas de plástico. Uniformes militares, ¿de cuándo mis hermanos hicieron el servicio militar?, un esmoquin, un frac, ¿vestigios de bodas?, incluso hábitos, trajes de lana color pardo con cinturones de cordón dorado, ¿de dónde habrán salido?, ¿es que mi madre usó hábito alguna vez, antes de que yo naciera? No está el abrigo.
Otra vez en la cocina, le hablo a Lucía del abrigo, ¿no lo recuerda? Me mira con una expresión de extrañeza, como si no supiera de qué le estoy hablando, como si ni siquiera supiera qué es un abrigo de astracán. No dice nada. Muda. Llega la comida para mi padre y me despido.
Tengo que aceptarlo. El abrigo de mi madre se ha esfumado.

Me dirijo, cabizbaja hacia la parada de los taxis [...] Entonces lo veo. Viene hacia mí. Lo lleva la mujer del portero. Éste es el abrigo de mi madre, el astracán negro. La mujer me sonríe desde la distancia, se detiene junto a mí. Nos saludamos.
Es una mujer joven, no me acuerdo de cómo se llama. Tiene una expresión muy dulce, algo soñadora. Así que fue ella quien se quedó con el abrigo. Mi mano está ahí, sobre su hombro, sobre los rizos negros del abrigo. Un instante fugaz [...] ¿Quién le daría el abrigo a la mujer del portero? Nadie lo recuerda, nadie lo dice. Como tantas cosas que se ignoran, como tantas cosas que nos despiertan en la mitad de la noche o nos asaltan en medio de la calle, pensamientos que nos empujan a movernos de aquí para allá y que se te deshacen dentro, como las flores que, pasados los días, se deshacen en el florero." (fragment pàg. 19-20)

dijous, 17 de novembre de 2011

dimecres, 16 de novembre de 2011

PLOU!


Hay palabras que suben

como el humo, y otras que
caen como la lluvia


Madame de Sévigné

PÒQUER D'ASSOS


"Visc en un
a cabana amb lloguer baix. Poc després d'instalar-m'hi, a través de l'agent immobiliari vaig descobrir que el propietari és l'home per a qui treballo. Ell és el fundador de la companyia de taxis on faig de xofer: VACANT TAXIS. Una empresa dubtosa, per no dir més [...]
La casa
on vaig créixer era una ruïna total, però m'hi vaig quedar fins que el Tommy, el meu germà, va acabar l'institut i se'n va anar a la universitat. A vegades penso que jo hauria pogut fer igual, però era massa mandrós com a estudiant. Sempre estava llegint el que fos en comptes d'aplicar-me en les mates i tota la resta. Potser hauria pogut apredre un ofici, però aquí no hi ha escoles de formació professional, i menys per als tipus com jo. Per culpa d'aquesta ganduleria, a l'institut no anava gens bé, exceptuant l'anglès, gràcies a les lectures [...]
Un dimarts al vespre quan arribo a casa de la feina, agafo el correu de la bústia. Juntament amb les factures de la llum i del gas i la propaganda de torn, hi ha un sobre petit. Hi ha el meu nom es
crit amb un gargot i em pregunto que carai deu ser [...] És molt tard quan finalment me n'ocupo. Alguna cosa em fluctua entre els dits mentre aguanto el sobre a les mans i començo a estripar-lo... per un moment, tinc la sensació que tot s'atura a observar mentre fico el dits dins el sobre i en trec una carta vella. L'As de Diamants. Hi ha tres adreces escrites amb la mateixa lletra que el sobre [...] Qui em podria enviar una cosa així?, em pregunto. Que he fet per rebre una carta vella a la bústia, amb unes adreces misterioses anotades? Torno a entrar i m'assec a la taula de la cuina. M'esforço a endivinar què passa i qui m'ha enviat per correu el que podria ser un retall de destí. Em sobrevenen visions d'un munt de cares..." (fragment pàg. 22-31)