dissabte, 25 d’abril de 2009
























Que cada hombre construya su propia catedral. ¿Para qué vivir de obras de arte ajenas y antiguas?