dimecres, 28 d’abril de 2010


http://www.hermann-hesse.de/es/images/hesse2.jpg

Con la lectura
ocurre como con todos
los demás placeres: se hace
tanto más profunda y duradera
cuanto más intensamente y
afanosamente nos
entregamos a ella