dijous, 26 de gener de 2012

TEIXINT SOMRIURES!


Siempre están los hilos.

La maraña de hilos
que la memoria ensambla por

analogía. De no ser

por esos hilos,

la existencia -¿existencia?-

todo sería un cúmulo de

fragmentos -¿fragmentos?-,

bueno, destellos si se quiere.

Todo sería destellos. Inconexos


-inconexo: palabra sin

referente. Vacía. Tanto

como infinito, inaudito,

inmutable, inextenso,

ilimitado, etcétera.

Etcétera también.

Como los atributos

de Dios. Palabras que entorpecen

las cosas en lo dicho.
Inconexo es ver algo conectado

a otro algo del que luego

se separa. Inconexo es decir la
distancia sin perder de vista

lo contrario. Imposible

entender sin imagen-. Así pues,


los hilos. La maraña. Eso,

al despertar. La cabeza, por tanto,

en la almohada. Los ojos

a veces entreabiertos. Para

la claridad. A veces

cerrados. Estirando los hilos.


Chantal Maillard

(pàg. 107-108)



4 comentaris:

Carme ha dit...

Amb aquests fils tan bonics, no m'estranya gens que teixeixis somriures.

Bona nit, Joana!

fanal blau ha dit...

Connexions boniques! :)
Una abraçada, joana!

joana ha dit...

SOMRIURES! (els hi texeixo ales perquè us arribin a totes dues...)

Bon cap de setmana!

fanal blau ha dit...

A mi m'han arribat! :)
Bon cap de setmana!