diumenge, 17 de gener de 2010


Una historia funciona cuando contiene
bombas de tiempo dispuestas a
estallar en la próxima página