dissabte, 9 de gener de 2010


El idioma es un instrumento descuidado; el escritor tiene que rendir cuentas no al mercado sino a Cervantes y a la lengua
(El País (Babelia) 9.01.2010)