dilluns, 18 de gener de 2010

A GRANS MALS...




Crecer conlleva pérdidas sin consuelo. Carencias que sólo admiten remedios imaginarios, como la literatura