dimarts, 9 d’abril de 2013

IN MEMORIAM



TRIUNFO

Así quiero mi premio y mi victoria:

Que una tarde, al leerme,
necesites buscar entre las páginas
una rosa olvidada que no existe.

Y al no encontrarla, silenciosamente,
te asomes angustiada a la ciudad,
y veas por primera vez
que el acero y los hombres son ceniza.
Que la calle es un río de palabras marchitas.
Que siempre que se mira bien el mundo
se asiste al acabar de alguna cosa.

Y que a pesar de todo, 
muy en el fondo, inexplicablemente,
es hermoso ser hombre hacia la muerte.

(pàg. 87-88 Escribir es vivir)