dissabte, 20 de març de 2010


http://www.revistaleer.com/188/img/entrevistas02_g.jpg

Obras son amores y no buenas razones.
La novela no necesita de pontífices, sino de novelistas