dimecres, 26 de gener de 2011

DOLCESA...


(més si clikeu damunt es llibre i aquí)

"No sé si es un pueblo bonito el mío (creo que no), pero nadie quería vivir allí. La poza, los álamos, las gallinas que follábamos, los partidos de fútbol, casi de piedra, la nieve en invierno, el hielo cubriendo el agua por la mañana, en el cubo o en la pila, antes de lavarse. No sé. ¿A ti te gustaría haber vivido así? Tú no conoces eso. Siempre has vivido bien...

(No vo a contestarte. ¿Bien? Sí. pero nunca me hice pajas con amigos ni con una fulana de paso. Fui a un colegio bienpensante y pulcro, altoburgués, en Madrid. Y me despreciaron, porque yo era un niño delicado, miedoso. Y no sé, decían que afeminado. Yo tampoco sabía de eso. Se burlaban de mí. Alguna vez me pegaron, con desdén. No me bañé en pozas frías de río. Desconozco casi por entero el campo. La verdad es que viví -en tu concepto- tristemente bien. Refugiado en la fantasía y en los libros. Cuidado, quizás demasiado cuidado por mamá. Mi vida, Rui, mi infancia, queda muy a trasmano de la tuya. Pero yo creo que la infelicidad nos puede unir. La infelicidad une lo lejano. La infelicidad es la distancia más corta entre dos puntos. Ya ves, yo rezando en una capilla gótica. Tú, en el húmedo sexo del pajar de Lionel. ¡Cómo me hubiera gustado conocerte, Rui! Tú y yo, fíjate, habríamos sido amigos. Porque tú no tenías complejos y acaso te hubiera gustado defenderme. Hubiera sido, estoy seguro, una hermosa amistad [...] ¡Qué dulce amistad! Me pierdo en el sueño de tu abrazo. Aunque es absurdo. Ni el tiempo ni el mundo coincidieron. Siempre es tarde. "El placer -dijo Keats- nunca está en casa." Me hubiera gustado, Rui, no te lo digo, que le hubieras enjaretado un buen directo a uno de aquellos señoritos bravucones, mis compañeros [...] ¿Por qué me odiaban? A ti te hubieran odiado y despreciado también. Pero te hubieran temido, dulce y fuerte amigo, tan imposible. Y gracias, no digo nada, gracias porque hubieras sabido que yo era de los tuyos, de nuestro bando sin nombre, y por eso -aunque sólo hubiera sido por eso- me habrías defendido.) (pág. 24-25)