diumenge, 1 de maig de 2011


Me niego a vivir en un mundo ordinario...
como una mujer ordinaria.
A establecer relaciones ordinarias.
Necesito el éxtasis.
Soy una neurótica, en el
sentido de que vivo mi mundo.
No me adaptaré al mundo...
me adapto a mí misma.
Anaïs Nin

2 comentaris:

Fackel ha dit...

Los seres extra-ordinarios son así. Necesitan adaptar el mundo a sí mismos. Ello les causa grandes problemas. Pero también les produce enormes satisfacciones. Y sobre todo...sobre todo, la sensación de haber vivido no sometido del todo a lo ordinario. La sensación de haber estado y no haber estado. Algo que roza la eternidad. Porque la eternidad es, sobre todo, sensación.


Interesante tu blog. Anäis se merece siempre una atención especial.

joana ha dit...

Dices bien.

Gracias por la visita y tu comentario.