dilluns, 23 de juliol de 2012

IN MEMORIAM


"Así pues, merodeo por los parajes donde viví de joven y de niña (leí no hace mucho no sé dónde una declaración: "Siempre sentimos nostalgia de los lugares donde fuimos jóvenes" y no "donde fuimos felices"). Y ésta es la razón básica por la que no podría residir en otra ciudad que la mía, la ciudad donde me han acontecido más cosas, ésta es la razón por la que cualquier otra ciudad equivaldría a un destierro. Y busco el reencuentro con los viejos amigos que siguen vivos -todavía muchos, todavía, ¿por cuánto tiempo?, mayoría-, y me hablan de las enfermedades y éxitos escolares de sus nietos, me hablan de las ventajas de su póxima jubilación, y no me atrevo a protestar que las enfermedades y los éxitos de unos nietos que apenas conozco me traen sin cuidado, que me parecen un disparate los planes de jubilación (¿no estábamos ayer mismo intentado abrirnos camino en nuestra vida profesional?), que lo que de verdad pretendo, lo que espero de ellos, es resucitar jirones de un pasado compartido, a veces más real, a menudo más multicolor, que cuanto nos está acaeciendo ahora, la recuperación de un tiempo perdido que temo no poder llevar a buen puerto sin su ayuda.
Hasta que al llegar al final -un final que en la juventud me parecía aterrador, en la madurez me sublevaba, pero que estoy ahora muy cerca de aceptar-, al caer definitivamente para mí el telón y desaparecer yo definitivamente de escena, confluyan en un mismo punto el pasado, el presente y el futuro y mis historias desgarradas, deshilachadas, pasen a engrosar el amplio torrente que desemboca en el mar común de todas las historias."
(fragment pàg. 187-188 de Correspondencia privada )

Esther TusquetsEnllaç

1 comentari:

fanal blau ha dit...

Quina dona amb empenta la Esther!
Vagi per ella una petita reverència...