dimecres, 11 d’agost de 2010



(24.06.2010)

"Venecia no resistió a Atila, a Bonaparte, a los Habsburgo, a Eisenhower, tenía algo mejor que hacer: sobrevivir; ellos creyeron construir sobre la roca; ella tomó el partido de los poetas: construyó sobre el agua."

(més si clikeu damunt es llibre i aquí)

"Toda existencia es una carta expendida anónimamente. La mía lleva tres matasellos, París, Londres, Venecia. El destino me instaló allí, a menudo sin yo saberlo, pero desde luego no a la ligera.
Venecia resume en su limitado espacio mi permanencia en la tierra, situada también en el vacío, entre las aguas fecales y las del Estige.
Me siento desencantado del planeta entero, a excepción de Venecia [...] Venecia es el decorado final de la gran ópera que es la vida de un artista: el Tiziano se extingue allí después de su Desprendimiento, Tintoretto con San Marciale, Verrochio con el Colleone. Un consuelo, allí se llega a viejo." (pág. 18-21)

"Aquí yaceré tras el largo accidente que habrá sido mi vida. Mis cenizas bajo este suelo; lo atestiguará una inscripcción en griego; me velará esa fe ortodoxa hacia la que me condujo Venecia, una religión felizmente inmóvil, que todavía habla el primer lenguaje de los Evangelios." (pág. 180)


http://www.jeune-france.org/images/morand.JPG