diumenge, 29 d’agost de 2010



En el fondo, el verdadero detector de libros que merecen la pena no es la lectura sino la relectura. Y releer es leer sabiendo el final. Uno sólo da por leídos los libros mediocres. Nadie deja de ir a ver Las meninas porque ya las ha visto (més)