dilluns, 14 de febrer de 2011

PARAULA...


Liberina es baja de estatura. Tiene los ojos de un color entre el azul y el gris, más de este último a medida que la luz del día va decayendo. Liberina habla como el dulce trino de un pájaro, porque adora las palabras, muy especialmente aquellas de su propia lengua que repite en voz baja, para que solo las escuche su corazón, antes de traducirlas a otro idioma. Siempre queda un poco descontenta con la equivalencia que escoge y cambia una y otra vez hasta dar con la palabra justa. Si yo tuviera que traducir el nombre de Liberina a mi idioma sería "palabra".
(pág. 106 de El libro de los viajes imaginarios)