dijous, 30 de juny de 2011

AL SO DE LORCA...


Creo que lo que surge entre un músico y un bailarín no deja de ser poesía. Cuando ponemos la música, la danza, el vestuario, ocurre algo muy mágico que acaba siendo poesía. Eva Yerbabuena