diumenge, 17 de febrer de 2013



Si Dios no hubiera descansado el domingo, 
habría tenido tiempo de terminar el mundo
 
Gabriel García Márquez