dimarts, 8 de novembre de 2011

GRÀCIES, LITTLEMARTA!


¡Qué raro y ma
ravilloso es ese fugaz instante en el que nos damos cuenta de que hemos descubierto un amigo!