dilluns, 15 d’agost de 2011


Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda
descender de ellos


Friedrich Nietzsche