dimarts, 30 d’agost de 2011

VERSOS AMEBEOS II


(Ciutadella 30.08.2011)



He aquí que, tras la noche,
llegas, día.
Golpea hoy con tu gran aldaba de luz mi pecho,

entra con todo tu espacio azul en mi corazón

ensombrecido.
Que levanten el vuelo los pájaros dormidos en mi alma,

que llenen con su alegre griterío la mañana del mundo,

de mi mundo cerrado
los domingos y fiestas de guardar
secretos indecibles.


Hágase hoy en mí tu transparencia,

sea yo en tu claridad.

Y todo vuelva a ser igual que entonces,

cuando tu llegada

no era el final del sueño,

sino su deslumbrante epifanía.


(pág. 493)

Ángel González