divendres, 28 d’octubre de 2011

ARGUMENTS...


"Cesar Pavese decía que la poesía no se enuncia, sino que se intenta. En mi trabajo literario, siento algo parecido: me parece que soy novelista mientras estoy escribiendo una novela. Entonces, día a día, y durante largos meses, voy descubriendo bajo la masa del lenguaje las formas de esa novela que intento (Miguel Ángel decía ver ocultas bajo la masa del mármol las formas de sus estatuas). La urgencia por contar algo, que casi nunca es más que un malestar conmigo mismo, un desorden interno -que tiene que ver con el desorden que me rodea, y del que siento que formo, de algún modo, parte-, se impone poco a poco, y, después de innumerables tanteos, encuentro el lugar desde el que el libro mira las cosas, y, a partir de ahí, la voz que las dice, el ritmo y la tensión con que las cuenta, el paso de la frase y el peso de cada capítulo. Me descubro contando una historia.
Durante todo ese tiempo (escribo para conocer ese desorden: conozco lo que quiero decir a medida que lo voy diciendo; sé lo que he escrito cuando lo leo), voy aprendiendo con un aprendizaje que lo es también de lo que es la novela, esa novela de la que, cuando estoy concluy
éndola, hasta creo saber el lugar que ocupa respecto a las otras que la precedieron [...] Pero ese saber acerca de la novela se desvanece en cuanto termino de escribir y corrijo las pruebas para su edición, y el espacio que deja libre el libro con su ausencia viene a ocuparlo una sombría perplejidad. El mundo -mi relación con él- vuelve a parecerme imposible de contar. De nuevo, la deriva." (fragment pàg. 69-70)


1 comentari:

fanal blau ha dit...

M'agrada molt llegir la manera que explica de viure l'escriptura i el procés creador. Tant aquest text com d'altres que he tingut el gust de llegir d'altres escriptors o escriptores. És com trobar en paraules coses que hom sent i no sabria com expressar-les.
Bon dia, joana.