diumenge, 23 d’octubre de 2011

DOMINGO


(Ciutadella 23.10.2011)



Domingo, flor de luz, casi increíble

día. Bajas sobre la tierra

como un ángel inútil y dorado.

Besas

a las muchachas

de turbia cabellera,

vistes de azul marino

a los hombres que te aman, y dejas

en las manos del niño

un aro de madera

o una simple esperanza. Repartes

golondrinas, globos de primavera,

te subes a las torres

y giras las veletas

oxidadas. Tu viento agita faldas

de colores, estremece banderas,

lleva lejos canciones

y sonrisas, llena

las estancias de polvo plateado.

Los árboles esperan

tu llegada
para cubrirse de gorriones. Sabe más fresca
el agua de las fuentes.

Las campanas dispersan

palomas imprevistas
que vuelan

de otro modo.

No hay nadie que no sepa

que es domingo,

domingo.

Tu presencia

de espuma lava,

eleva,

hace flotar las cosas y los seres

en un nítido cielo que no era

-el lunes- de verdad:

apenas

desteñido papel, vidrio olvidado,

polvo tedioso sobre las aceras...


Ángel González

2 comentaris:

fanal blau ha dit...

Espero que la meva gosadia, no me la tingui en compte l'Ángel González, però ha rajat així.
Vagi per ell!

Domingo.
Una espera despertar nítidamente,
y sin nubes.
Los gorriones, las garzas y las tórtolas
se agitan revoloteando
entre árboles.
Cuánto saben de alas
y de volar.

Más tarde,
después de un desayuno ascético,
se tropieza una en un almuerzo frugal,
-de carreteras y cielos emboscados-
a punto de desparramar.
Sublimes.
Por suerte, se sienta en una mesa
donde un mantel de hilo
acoge una tímida sonrisa.
Al acabar el día, oye su voz.

Mañana, se llamará lunes.

Bon capvespre!

joana ha dit...

N'Ángel aplaudiria la teva bonica "gosadia", n'estic segura.

Bon vespre!

Y ¡buen lunes!