divendres, 15 de juliol de 2011


A veces, basta una experiencia mínima para que uno se pase la vida dando vueltas alrededor de ella y pueda escribir por fin una novela. Ricardo Piglia