diumenge, 10 de juliol de 2011


Las matemáticas poseen no sólo la verdad, sino
cierta belleza suprema. Una belleza
fría
y austera, como la de una escultura